Slide toggle


Dreamstime | Shutterstock | Depositphotos | Stockfunny

Nikon D700 | Nikon AF-S 24-70mm/2.8G ED

 40mm | f/3,5 | 30 segundos | ISO 400

Balance de blancos Tungsteno

Hacía tiempo ya que tenía ganas de hacer una visita al Faro de Portocolom al este de Mallorca a última hora de la tarde para tomar algunas fotografías. Hace ya unas semanas me animé a coger el coche y cruzar la isla hasta llegar al faro. Ya iba con intenciones de quedarme a dormir ahí para no tener ninguna prisa y poder alargar las fotos hasta la noche y además darme una vuelta por el puerto a primera hora de la mañana para comprobar que tal es la luz en esa zona al amanecer.

El problema es que llegué tarde para tomar la fotografía que tenía en mente. El error fue querer apurar demasiado el tiempo hasta la puesta de sol y, como no conocía la zona del puerto que queda al otro lado del faro, me costó bastante encontrar un acceso hasta el mar.

El caso es que mientras recorría las calles de Portocolom arriba y abajo, veía entre las casas cómo los últimos rayos del sol iluminaban el faro tal y como quería yo que saliese en la foto, cuando encontré el acceso al mar, el sol terminaba de ponerse y ya no había foto, por lo menos la foto que tenía en la cabeza.

Pero por supuesto no había hecho el viaje para nada, decidí quedarme un poco más, por lo menos hasta que se encendiesen las luces del faro. No había ni pizca de niebla, pero todavía hacía calor y el aire estaba cargado de humedad, así que pensé que quizás podrían verse los haces de luz del faro al anochecer.

Efectivamente así fue, no eran haces de luz excesivamente visibles para el ojo humano, pero una larga exposición en la fotografía los haría más visibles. ¿Por qué? El ojo humano sólo puede ver el haz de luz real, el que ocurre en ese momento, pero si hacemos una exposición de 30 segundos como la de la foto, la cámara captará todos los haces de luz que aparezcan en la escena durante todo ese tiempo. Es el efecto acumulativo de la larga exposición el que hace que queden tan marcados esos haces.

Las luces de la casa del faro eran de tungsteno (bombillas caseras), bien anaranjadas y la luz del faro era totalmente blanca. Odio el color extremadamente anaranjado del tugnsteno, así que ajusté el balance de blancos a “Tungsteno” para corregir esa dominante anaranjada de ese tipo de iluminación. Al hacer esto, era consciente que todas las zonas de la fotografía que no estuviesen iluminadas por las luces de la casa del faro adquirirían una dominante azulada (el balance de blancos tungsteno corrige la iluminación anaranjada mediante una dominante azulada), pero… ¿qué más podía pedir?

El color azul en una fotografía, psicológicamente nos acerca a la noche. Estrellas, la luz del faro, el mar y una estupenda dominante azulada que ayuda a crear una sensación todavía más de noche y que bajaba notablemente esa coloración naranja de las bombillas de la casa.

Me gusta esta foto a pesar de no ser la que estaba buscando. Me ha ocurrido otras veces, que al llegar al lugar que quiero fotografiar, las cosas no están como había pensado, pero siempre es mejor esperar un poco y buscar otras opciones antes que marcharse desanimado.

Después de tomar unas cuantas fotos probando diferentes composiciones, volví al coche y me fui a dormir a una playa que queda justo al otro lado del puerto. Eso sí, al llegar ahí cayó un buen bocata y otra sesión, esta vez más corta, de fotografía nocturna. Al amanecer, la luz era algo complicada, es un buen sitio para buscar contraluces o tomar algunas fotos desde la parte del faro y hacia el otro lado del puerto.

En José Barceló Foto | Fotografías explicadas

BanerWebYFb

3 thoughts on “Si llegas tarde espérate un poco más

  • José Barceló24 octubre, 2011 at 23:44

    Exacto, abriendo el diafragma hasta 3,5 podía disparar durante “solo” 30 segundos, el máximo que permite mi cámara sin tener que mantener pulsado el disparador de la cámara (todavía no tenía disparador remoto cuando hice esa foto).

    El punto de enfoque está en el faro, a esa distancia, todo el acantilado aparecerá enfocado y el cielo también, ya que el punto de enfoque se encuentra prácticamente en el infinito.

    El desenfoque del primer plano debido al diafragma abierto (poca profundidad de campo) no me preocupaba en absoluto, con ese tiempo de exposición se pierde toda nitidez en el agua y por lo tanto, aunque el primer plano tuviese foco, no lo notaríamos.

    Un saludo y gracias por tu visita 😉

    Reply
  • Miquel24 octubre, 2011 at 22:41

    ¡Gran aporte! ¿el diafragma tan abierto es para reducir el tiempo de exposición? ¿Qué otras implicaciones tiene?

    Reply

Deja un comentario