Slide toggle

Este otoño es la tercera vez que me acerco a Es Salt d’es Freu para fotografiar una de las cascadas más impresionantes de Mallorca. En las otras dos ocasiones, una de ellas con los alumnos de Mallorca Fotográfica, apenas había llovido, así que el torrente que origina este gran salto de agua no llevaba ni gota de agua. Pero por fin llegaron las lluvias y con ellas el agua al torrente.

Ha llovido como diez días seguidos, apenas sin parar, así que esta vez tenía que encontrar agua sí o sí. No esperé que dejara de llover. La predicción del tiempo decía que ayer a partir del mediodía el cielo comenzaría a aclararse, así que quería estar ahí ya listo en ese momento, aunque para llegar tuviese que mojarme un poco.

Nada más llegar al camino ya vi que la cosa pintaba muy bien, el agua corría por el mismo camino, tuve que ir subiéndome por los márgenes del camino para no acabar en remojo. Al llegar al torrente, no tenía por donde cruzar al otro lado, hasta el camino que me llevaría a la cascada, no podía ser, tanto esperar y resulta que no podría pasar por llevar demasiada agua, tenía que encontrar una solución.

SaltFreu04

No se por qué, pero se está convirtiendo en un clásico ya en mis salidas, el complicarme la vida de manera innecesaria. No veía por donde cruzar el torrente hasta que vi una encina caída que me permitiría llegar de un lado al otro, eso sí, si caía, adiós material fotográfico… tenía que pensármelo.

Iba a intentarlo, ya estaba decidido, cuando llegó un momento de lucidez (por no llamarlo acoj…) y decidí caminar un poco más torrente arriba y buscar un paso más sencillo. Se trata de una cascada típica, a la que llegan familias enteras, tenía que ser más fácil cruzar el torrente. Así que sí, a tan sólo unos 20 metros de la encina había un pequeño puente que, no se muy bien por qué, no había visto cinco minutos antes.

SaltFreu05

En fin, que conseguí cruzar el torrente y disfrutar por fin de un maravilloso bosque de encinas. Continué el camino hasta llegar a Es Salt des Freu, bajé por el lateral de la cascada y aluciné con el viento que provocaba la caída de agua.

Durante una de las anteriores visitas me quedé con unos helechos que pensé que podrían ser interesantes con la cascada justo detrás, así que fui a por ellos. Se movían por el viento, así que me venían de perlas para hacer una foto de exposición lenta en la que se intuyese el viento provocado por la fuerza del agua.

SaltFreu02

Quería conseguir una fotografía de la cascada que me sirviese como foto de presentación para Es Moix, pero no encontraba ningún lugar en el que pudiese verse el salto de agua entero dándome tiempo a hacer la foto sin que se empapara el objetivo, así que decidí seguir bajando hasta que encontré un punto de vista desde donde sí podría conseguirlo aunque el salto grande se viese más al fondo. Lástima de las ramas de un árbol caído que entraban en la foto sin remedio.

SaltFreu01

 

Después del gran salto de agua, el torrente se calma un poco y continúa a menor velocidad. En lugar de tener grandes rocas, saltos de agua y troncos caídos, el paisaje cambia totalmente y pasa a convertirse en un lento descenso casi horizontal durante un buen tramo, en el que el agua va pasando sobre pequeñas piedras.

SaltFreu06Me encanta fotografiar agua y, por primera vez después de este largo verano, he podido hacerlo en una zona del interior de la isla en lugar de tener que acercarme a las puntiagudas rocas de la costa. Parece que este año nos hemos saltado el otoño, así que habrá que aprovechar las estupendas condiciones del invierno para salir a fotografiar la naturaleza.

BanerWebYFb

Deja un comentario