Slide toggle

Este fin de semana pasado estuve de viaje en Londres, por placer, como debe ser.

Aclaro lo de por placer porque no se trata de ningún encargo fotográfico en el que la prioridad principal sea obtener una serie de fotos para un reportaje, ni se trata de un viaje fotográfico a nivel personal en el que todo el viaje está organizado y programado para estar en el lugar adecuado en el momento adecuado.

Se trataba de un viaje en grupo… mi primer viaje en grupo sí, se me hizo bastante raro pese a que por un motivo u otro, de cuatro días, prácticamente sólo estuvimos uno de ellos con el grupo.

Viajaba en una compañía “low cost” (entre comillas, porque como factures equipaje el “cost” deja de ser “low” al instante) así que a diferencia de mi último viaje a Formentera, esta vez me llevé únicamente el cuerpo de la cámara con un objetivo 24-70mm al que estoy muy adaptado visualmente, por lo que aunque tuviese muchas limitaciones de equipo, tampoco eché en falta otros objetivos. Además me llevé mi vieja bolsa Domke.

Incluí unas cuantas tarjetas de memoria Lexar de 8GB (en lugar de otras con más capacidad) que me dan para hacer unas 100 fotos en formato RAW cada una. De esta forma divido el riesgo de perder las fotos si se estropea alguna tarjeta o pierdo alguna durante el viaje ya que durante los cuatro días no iba a poder descargar las fotos a ningún ordenador. Además, metí en la mochila una batería de recambio, que nunca está de más cuando viajas.

Londres001

Lo que sí me hubiese gustado llevarme, que eché muchísimo en falta, fue el trípode. Una ciudad con tanto movimiento y vida como Londres se merece un auténtico homenaje nocturno, y hacer foto nocturna a pulso, intentando captar el movimiento jugando con tiempos de exposición largos, se hace bastante complicado.

En fin, disfruté mucho, y aunque no soy de grandes ciudades, Londres es una de esas ciudades a las que me gusta volver. Tiene un encanto especial, la mezcla de culturas, de tradición y modernidad, el clima frío y húmedo… no se, forman una combinación que me encanta y que no se muy bien como describir con palabras, así que te dejo con una presentación de diapositivas que he preparado directamente con Lightroom 5 (sí, Lightroom también te permite, aunque de una forma muy sencilla, montar vídeos) para que puedas ver un resumen de lo que fue el viaje.

En fin, ahora toca hacer una selección de unas pocas fotos para sacar algunas copias impresas y el resto, mandarlas a iStock para poder vender algunas licencias de estas fotos a través de esa agencia.

Deja un comentario