Slide toggle

Todo el mundo tiene miedo a que se le rompa el disco duro y pierda todos los archivos que tiene guardados en él, sean fotos, archivos de texto o cualquier otra información. Pese a ese miedo y a sabiendas de que si le da la gana al ordenador, mañana deja de funcionar, la mayoría de la gente continúa guardando sus archivos en el disco duro del ordenador sin realizar una sola copia de seguridad.

Otros dan un paso más y además de llenar el disco duro de su ordenador, hacen una copia de los archivos importantes en un disco duro externo, bueno, no es la mejor solución, pero por lo menos tenemos una cierta seguridad.

Otras personas, en las que ahora sí me incluyo, mantenemos el disco duro del ordenador con lo mínimo y todos los documentos, fotos, etc. los pasamos directamente a un disco duro externo del que tenemos otra copia en un segundo disco duro. Así le quitamos trabajo al ordenador y continuamos teniendo dos copias de todo.

Cuando compré mi segundo disco duro, decidí utilizar una herramienta de Mac que permite crear una copia espejo (RAID 1) automáticamente con dos discos duros. De esta manera, conectamos ambos disco al ordenador, el sistema detecta que se trata de una copia espejo y nos forma una especie de disco único virtual a partir de los dos físicos. Todos los archivos que metamos en ese disco duro virtual, automáticamente se copiarán en ambos discos duros, con lo que la copia de seguridad se hace automáticamente.

El problema

Realmente sólo vemos un disco duro y no sabemos cual de los discos duros es el original y cual la copia. Si uno de los dos falla y no se realiza la copia de seguridad, no nos enteramos.

El peligro está en que nos esté fallando un disco duro desde hace tiempo y no nos demos cuenta, con lo que seguimos añadiendo más archivos al disco duro virtual cuando realmente sólo se copian en uno de los discos duros y por lo tanto no tenemos copia de seguridad.

Si nos fallara el segundo disco duro, nos quedaríamos sin archivo fotográfico.

El susto que me he llevado

Eso es más o menos lo que me ocurrió. No se estaba haciendo la copia de seguridad desde hace aproximadamente un año. Ayer, al ir a la herramienta “Utilidad de discos” de Mac, descubrí que uno de los dos discos duros fallaba, pero no había recibido ningún mensaje de alerta o aviso similar, por lo que si no lo hubiese mirado manualmente, no lo habría descubierto.

En un ataque de lucidez informática de esos en los que uno se cree Steve Jobs o similar, decidí separar la copia espejo. Pensé que si uno de los dos discos fallaba, sólo tenía que deshacer el RAID, comprobar cual de los dos funcionaba y podría hacer una copia de todo el archivo fotográfico manualmente en el disco duro que fallaba… ¡¡asco de lógica!!

Al deshacer el RAID el disco duro con toda la información no se montaba en el Mac, lo reconocía la “Utilidad de discos” pero no tenía acceso a los archivos que contenía. El otro disco duro (el que en teoría fallaba y ahora se había puesto a funcionar) contenía aproximadamente una cuarta parte del total de mi archivo fotográfico, lo más antiguo lógicamente.

Intenté conectarlo en un PC y no reconocía ninguno de los discos duros, en otro Mac y sólo reconocía el disco con menos archivos, el bueno seguía sin funcionar, con lo que empezaron a venirme carpetas y carpetas de fotos a la cabeza, viajes, sesiones, trabajos, proyectos… todo estaba desapareciendo!

El único consuelo que me quedaba eran un montón de hojas de negativos en blanco y negro…

Mientras pensaba en más y mas fotos…

El disco duro no tenía porqué haber perdido la información, simplemente era que no podía acceder a él desde ningún ordenador (¡casi nada!).

Quise comprobar una vez más si encontraba alguna solución desde la herramienta “Utilidad de discos”, no tenía ni idea de qué podría hacer, pero algo tenía que hacer para recuperar mi archivo.

Desde ahí vi que había una pestaña que ponía “Restaurar”, y como todos los nombres informáticos son siempre confusos, no tenía claro si eso significaba recuperar lo dañado o directamente borrarlo todo y que vuelva a funcionar desde cero… Parecía que lo que hacía era copiar todos los archivos de un disco en otro que previamente tenía que formatear borrando todo lo que contenía… no podía ser una buena solución.

Pero como el hombre es el unico animal que tropieza… pues eso, que decidí probar suerte aunque para ello tuviese que formatear el disco duro que contenía el poco archivo fotográfico que me quedaba…

Después de unas dieciséis horas copiando archivos, vuelvo a tener acceso a todas mis fotos y documentos, eso sí, os aseguro que lo primero que he pensado esta mañana ha sido en… bueno, lo segundo en lo que he pensado esta mañana ha sido en ir directo al ordenador a ver si funcionaba el disco duro o no.

Y como a base de ostias se aprende…

A partir de ahora sólo dispararé en analógico… que no, tampoco es eso, pero sí que mi nivel de paranoia ha aumentado lo suficiente como para que ayer mismo me comprara un aparato que te permite hacer copias espejo automáticamente, el iomega StorCenter ix2, que ya os contaré el próximo día qué tal es y cómo pretendo conservar mi archivo fotográfico tras mi aumento del nivel de paranoia porque todo lo digital puede desaparecer en un plis-plas, especialmente si eres un crack de la informática como yo jejeje.

Moraleja

Simplemente os he querido contar todo este rollo para que no os confiéis por tener una copia de seguridad de vuestro archivo fotográfico, la informática es maravillosa, y puede que en diez minutos os deis cuenta de que las dos copias que pensabais que eran más que suficientes, dejen de existir. Desde luego, si no tenéis ni siquiera una copia de seguridad… en fin.

4 thoughts on “La (in)seguridad del archivo fotográfico digital (y un gran susto que me he llevado)

  • Edertano23 julio, 2012 at 00:32

    Supongo que para un profesional será mucho más comodo y acertado un disco duro doble como el que te has comprado, yo utilizo el disco duro del ordenador y otro aparte (solo soy un simple aficionado que tiene a la fotografía como hobby) y para mi es más que suficiente, hay que tener muuucha mala suerte para que se estropeen los dos a la vez. No obstante existe otra alternativa, la de utilizar un recuperador de archivos (uno decente, no de esos para usuarios sin conocimientos de informática). Yo utilizo una versión antigua del GetDataBack, muy bueno y recupera archivos aun habiendo sido formateado el ordenador con un formateo profundo, lo único que hay ue tener en cuenta es no instalar nada que no sea el SO y el programa, para evitar que cualquier otra escritura de archivos se sobreescriba encima de los datos que nos interesan. La pega es que si el disco duro está roto físicamente, obviamente, tampoco servirá.
    Saludos

    Reply
    • José Barceló30 julio, 2012 at 01:03

      Hola Edertano
      Sí, la verdad es que fue mucha mala suerte justo perder la información en los dos discos duros, pero bueno, ya digo que va en función del nivel de paranoia, y después de este susto, la verdad es que sí que prefiero prevenir antes que curar.

      A raíz de esto, estuve hablando con un amigo sobre esto que me comentas de recuperar archivos hasta de un disco duro formateado, es algo que tenemos que tener en cuenta. Gracias por la información sobre el programa 🙂

      Un saludo.

      Reply
  • Juan A. Lemos16 julio, 2012 at 07:16

    Hola José, celebro que hayas recuperado todo tú archivo, una vez tuve un problema y desde entonces Rosana y yo tenemos los archivos en un disco duro externo que hace la copia en espejo, aparte de esta copia otra de seguridad que hacemos manualmente una vez al mes y, todavía una tercera copia que está en casa de un amigo (robo, incendios, ….)
    Con eso debería ser suficiente ?

    Reply
    • José Barceló16 julio, 2012 at 13:53

      Hola Juan
      Esa es mi idea, utilizar el aparato ese iomega para tener la copia espejo e ir haciendo copias manualmente cada cierto tiempo en los dos discos duros que hasta ahora he venido utilizando, dejando uno en casa de mis padres, porque como todo el mundo sabe, si hubiese una gotera en casa, caería sobre el ordenador y chorrearía hasta dejar empapados los discos duros para luego teletransportarse hasta otra habitación y mojar también la mochila de la cámara y objetivos jejeje.

      Hombre, lo único que no me gusta de este sistema es que si deja de funcionar la copia en espejo, seguro que lo hace día 30, con lo que se pierden todos los trabajos del último mes. Esto supone que todo lo que no se haya entregado… uf, prefiero no pensarlo
      Un saludo, y a Rosana también 🙂

      Reply

Deja un comentario