Slide toggle

Continuamos con todas esas pequeñas cosas que podemos tomar como hábitos y que posiblemente nos harán nuestra vida fotográfica un poco más fácil dentro de las complicaciones habituales.

Fíjate antes de la primera foto del día

Seguro que a muchos, por no decir a todos, os ha pasado que después de hacer una docena de fotos os habéis acordado de que la última vez que utilizasteis la cámara fue en ese concierto a ISO1600 y que no habéis modificado esa sensibilidad y por lo tanto esa docena de fotos tiene un ruido totalmente innecesario a plena luz del día.

Simplemente se trata de intentar dejar la cámara configurada siempre de la misma forma. Al terminar un día de fotos, antes de guardarla en la bolsa, establecer una “configuración estándar” que en caso de tener que hacer algún disparo rápido, éste no se convierta en una pequeña catástrofe. Algo así como ISO200, f/5.6, 1/250 puede funcionar, son valores intermedios que si no terminan de ser correctos, no se alejarán mucho de la exposición correcta y será rápido hacer pequeños ajustes.

En su defecto, la otra opción es acostumbrarse a revisar esta configuración siempre antes de empezar a disparar. Nos fijaremos por lo menos en el modo de disparo (manual, prioridad a..), la calidad de la imagen (RAW, JPEG y tamaño…), y en los valores de exposicíon (ISO, Tiempo de exposición y apertura de diafragma).

Para ponerle la guinda al pastel, guardaremos la cámara con el objetivo más versátil o que más habitualmente utilicemos.

BanerWebYFb

Utiliza una configuración preestablecida

Algunas cámaras permiten grabar configuraciones de todos estos valores y, simplemente seleccionando una de ellas nos ajusta todos esos valores guardados.

Por ejemplo puede interesarte crear un ajuste para fotografías familiares en la que dispares fotos en JPEG a tamaño medio y con ISO automático y otro ajuste para fotos más personales en las que quieras disparar en RAW y todos los ajustes manuales. Simplemente debemos guardar esas configuraciones y pulsando un par de botones podremos cambiar la configuración de la cámara al completo.

Es algo muy práctico aunque de nuevo debemos acostumbrarnos a utilizarlo y que no se nos olvide ajustarlo antes de disparar.

No disparar en ráfaga si no es necesario

No es extraño ver a algunos fotógrafos disparar en ráfaga indiscriminadamente. La justificación es que así captan el famoso “momento decisivo”. Dudo que Cartier-Bresson pensara en disparar 10 fotos por segundo cuando hablaba de eso.

Disparar en ráfaga es muy útil en determinadas situaciones (prensa y deportes por ejemplo) aunque es contraproducente en muchas otras.

Por un lado durante la obturación, el espejo de la réflex sube y nos impide visualizar la escena, con lo que si utilizamos el modo ráfaga podríamos decir que estamos disparando a ciegas. Si es necesario adelante, pero si no, nos complicará las cosas.

Por otro lado las cámaras tienen una capacidad de procesar información limitada. Si disparamos en ráfaga llega un momento en el que la cámara se satura y necesita reposar unos instantes para volver a estar operativa. Durante esos instantes siempre aparecen las mejores fotos, os lo aseguro.

Si disparamos sin ver y tenemos que dejar de disparar porque la cámara está procesando información… ¿no es bastante fácil que nos perdamos ese “momento decisivo”?

Revisa las fotos lo justo y necesario

Las cámaras digitales tienen la gran ventaja de que podemos ver la fotografía al momento. Junto a ésta, un montón de información, el histograma y mil historias más. Es una ventaja porque al disparar podemos comprobar al momento si debemos realizar alguna modificación.

La gran desventaja de todo esto, es que de nuevo pueden suceder cosas delante nuestro que no veamos por estar demasiado centrados en la pantallita.

La idea es acostumbrarse a saber que cuando uno hace la foto, va a salir bien sin necesidad de revisar la pantalla. Si medimos la luz correctamente, enfocamos donde queremos y asignamos los valores de exposición adecuados, ¿Por qué no va a salir bien la foto?

Personalmente tengo la visualización de la foto tras el disparo desactivada, así además de ahorrar batería, sólo reviso las fotos que por algún motivo deseo revisar y no me distraigo en cada disparo.

Deja un comentario