Slide toggle

Hace más de un año, al ver que la inmensa mayoría de las personas con las que hablaba me comentaban que no habían conseguido pasar la prueba de acceso de Shutterstock, escribía un artículo con cuatro comentarios y enseñando las fotos con las que conseguí pasar yo la prueba.

Como les digo a mis alumnos del curso de iniciación al microstock, lo importante al pasar la prueba es demostrar que has entendido sus normas, etiquetar las imágenes con las palabras clave correctamente, añadir una descripción adecuada, etc.

Además de esto, lógicamente las fotos que enviemos no deben tener ningún problema técnico y deben ser lo más variadas posible. No vale enviar diez fotos de una sola sesión. Si hacemos fotos de paisaje, enviamos diez paisajes distintos, en moda, diez modelos, etc. pero nunca enviéis ni siquiera dos fotos de la misma sesión.

La idea es meterse en la agencia y una vez dentro enviar el máximo de fotos posible, por lo tanto… vayamos a ser prácticos.

Si nos exigen un mínimo de 10 palabras clave (no recuerdo cuanto es el mínimo), no pongáis 11 porque quizá la número 11 no está directamente relacionada con la imagen y por culpa de esa palabra nos rechazan la imagen.

Si tenemos una foto de, por ejemplo, “una amapola en medio de un campo de trigo transgénico, cultivado sobre tierra alcalina, abonada con fertilizantes químicos, en un día de primavera en Es Pla de Mallorca” (en inglés), pongamos en la descripción algo así como “flor en un campo de trigo” (en inglés) porque por muy correcta que sea la descripción anterior, “Es Pla de Mallorca” no será reconocido por el diccionario de inglés de Shutterstock y nos rechazarán automáticamente esa fotografía por una descripción inadecuada.

Como digo, se trata de colarse en la agencia, una vez dentro, ya haremos pruebas hablando de lo bonito que es Mallorca en primavera, a ver si esas fotos venden más o menos gracias a la descripción, pero con las diez fotografías de prueba hay que ceñirse a las normas y evitar cometer errores por quererlo hacer todo “mucho mejor”.

En fin, mucho ánimo y si no es a la primera, se trata de esperar 30 días más y volver a intentarlo, no hay que desanimarse.

Si todavía os planteáis si merece la pena estar en Shutterstock, echad un vistazo a mis estadísticas de 2012, seguro que os convencen.

 

Deja un comentario