Slide toggle

El primer día que cogí mi Canon 350D no tenía ni idea de cómo funcionaba, muchos botones, ruedecitas, menús de configuración interminables… Ese mismo día pensé “Buah, en menudo lío me he metido, con lo feliz que estaba yo con mi compacta antes de que me la robaran…”

Pero al cabo de pocos días y muchas pruebas, descubrí que aprendiendo algunas cosas podía convertir esa cámara en algo más con lo que hacer click y dejar que ese maldito aparato hiciese una foto ¡podía ser yo el que hiciese la foto! Esto me llevó a intentar aprender algunas cosas sobre el funcionamiento de la cámara.

Por este motivo y sin querer guiar a nadie, sino más bien compartir mis pasos con vosotros por si a alguien le pueden ser de utilidad, he estado pensando en las cinco cosas que más me han ayudado a aprender y mejorar mis fotografías. Gracias a estas cosas la fotografía ha pasado de ser una forma de captar imágenes, a ser algo así como una forma de expresar lo que veo del mundo.

Páginas de crítica fotográfica

En mis comienzos descubrí que existían algunos foros y webs en los que subías una foto y los demás usuarios te mostraban su opinión. Flickr en sus inicios funcionaba bastante bien en este aspecto, el problema es que con el paso del tiempo se ha ido convirtiendo en un sitio dedicado casi en exclusiva a las alabanzas, con lo cual la crítica constructiva se ha terminado perdiendo.

Un foro que me ayudó mucho fue el de OjoDigital, en su sección de Crítica Fotográfica podemos subir nuestras fotografías y otros foreros se animarán a darnos su opinión intentando ofrecer siempre una crítica constructiva, sacando siempre hasta los más mínimos detalles para criticar y ayudarnos así a mejorar la próxima foto. Al igual que este foro, existen muchos foros más que encontraréis con facilidad a través de Google.

El peligro que tiene esto es que normalmente al empezar, somos muy poco críticos con nosotros mismos, cualquier fotografía de algo bonito ya nos parece extraordinaria y eso puede conducirnos a subir una foto que pensamos que es de lo mejorcito y que nos vengamos abajo después de recibir decenas de críticas, que por constructivas que sean, al acumularse, pueden convertirse en destructivas.

Pero no por eso debemos tenerle miedo, la idea es aprender y tener claro que estamos empezando. La mayoría de fotógrafos afirman que el aprendizaje no termina nunca, siempre podemos aprender cosas nuevas.

Leer algunos libros

Internet está lleno de información sobre fotografía, pero por un lado encontramos un montón de páginas web con consejos que más valdría no compartir y por otro lado encontramos mucha información útil pero totalmente desperdigada, sin ningún tipo de unión o enlace. Esto hace muy difícil aprender de una forma mínimamente ordenada. Internet es muy útil para encontrar soluciones concretas a problemas concretos.

Por eso me animé a comprarme algún libro de fotografía, que aunque sean relativamente caros, suelen merecer la pena. En mi biblioteca tengo todos esos libros que he ido leyendo y que sigo consultando y repasando de vez en cuando.

Aunque no me creáis porque parezca una auténtica tontería, en los manuales de las cámaras, los fabricantes nos enseñan a usar esa cámara. En serio, me leí algunas páginas del manual de mi primera cámara y tuve la sensación de haber aprendido algunas cosas sobre cómo manejarla. De verdad, merece la pena como mínimo echarle un vistazo al manual y tenerlo a mano, en él encontraréis toda la información sobre cualquier botoncito de la cámara.

Crear un blog

Parece mentira, pero una de las cosas que más me ayudó a aprender fue crear un blog, parecido a este, pero en el que únicamente pretendía compartir mis fotografías. ¿Cómo puede ayudarte un blog? pensaréis. Al igual que en este, compartía algunas fotografías explicadas, incluyendo valores de exposición y un breve comentario de por qué escogí esos valores.

En las primeras fotografías que publicaba, prácticamente veía algo que me llamaba la atención, medía la luz y disparaba. Casi sin pensar. Pero tener que publicar esas fotos explicando por qué había elegido cada valor de exposición hizo que antes de disparar me planteara esas cosas, pensara que era lo que quería.

Al principio tenía que esforzarme en pararme a pensar antes de hacer la foto, tenía que explicarla luego en el blog, no podía lanzarme a disparar por disparar y luego buscarle alguna justificación mínimamente lógica a esos valores. Con el tiempo he llegado a pensar en las fotos antes de tenerlas delante, pensar en qué objetivos, qué profundidad de campo y qué composición podría favorecer más a esa foto que tengo en mente.

Puede parecer algo exagerado, pero eso me ayuda a estar preparado en cuanto aparece delante de mi esa foto tan esperada. Aunque también es cierto que en algunas ocasiones es mejor actuar sin pararnos a pensar demasiado para no perder la foto inesperada.

Las agencias de microstock

Sí, con las agencias de microstock se puede aprender. No sólo sirven para perder el tiempo subiendo cientos de fotos y ganar unos céntimillos en cada venta. Como os decía al empezar a hablaros de las agencias de microstock, al rechazarnos una fotografía suelen explicarnos los motivos que les han llevado a este rechazo.

En ocasiones estos motivos son puras tonterías o seleccionados al azar, no les servía esa foto y se inventan algún motivo para rechazarla, pero otras veces repasar esos motivos y comprobar si realmente se cumplen en la foto nos ayudará a evitarlos en una próxima ocasión.

La fotografía de microstock exige una técnica perfecta, por lo que los rechazos en nuestras primeras fotografías suelen estar relacionados con motivos técnicos y esos motivos nos pueden ayudar a mejorar.

Lo más importante en este caso será diferenciar cuando estamos tomando fotografías de stock o para microstock y cuando tomamos otro tipo de fotografías en las que podemos “descuidar” un poco los aspectos técnicos y centrarnos más en los conceptuales.

Cursos de fotografía

Finalmente y en este orden, decidí hacer algún curso de fotografía. Un curso básico, de unas pocas horas o días, no me serviría más que para aclarar que lo que ya sabía era correcto, por lo que estuve buscando algunos cursos de larga duración.

Por pura casualidad descubrí el “Centre d’Estudis Fotogràfics” en Palma, entré a pedir información y ahí sigo, a punto de empezar el segundo curso.

Creo que lo mejor antes de meterse en algún curso de estos es haber utilizado mucho nuestra cámara, saber más o menos bien cómo funciona y así por un lado confirmar lo que sabemos y por otro aprender muchísimas cosas nuevas y más complicadas que manejar la cámara sin tener que preocuparnos por esas cosas más básicas.

Hace unas semanas escuchaba al vendedor de una tienda aconsejarle a un cliente que antes de hacer ninguno de los cursos que ofrecían hubiese hecho por lo menos quinientas o mil fotos intentando saber lo que hacía. De esta forma podría sacarle más el jugo al curso que realizada.

Otras cosillas

Además de estas cinco cosas que pienso que son las que más me han ayudado, hay otras cosas que nos ayudan a enriquecernos como fotógrafos como pueden ser:

  • Ver muchas fotografías: Internet está lleno de fotos y gente realmente buena que las comparte.
  • Aprender de autores clásicos: La historia de la fotografía está llena de grandes autores en los que buscar inspiración
  • Charlas con compañeros: Hablar sobre fotografía con otras personas puede enriquecer enormemente nuestros conocimientos. Podemos acudir a algún club o colectivo fotográfico en el que encontraremos a otras personas aficionadas a la fotografía y con muchas experiencias que compartir.
  • Conferencias y talleres: Muchos profesionales ofrecen charlas gratuitas que suelen complementar con talleres. Tanto en unas como en otros estos profesionales comparten sus experiencia con nosotros.

¿Y a ti que ha sido lo que más te ha ayudado a aprender sobre fotografía?

En José Barceló Foto |

 

3 thoughts on “Cinco cosas que hice para aprender fotografía

  • Enric21 octubre, 2011 at 09:40

    Hola, he acabado por casualidad en tu pagina, y realmente he visto que haces muy buenas fotografias ¿cuanto tiempo llevas con la fotografia?

    Reply
    • José Barceló22 octubre, 2011 at 11:09

      Hola Enric
      Muchas gracias!

      Deben haber pasado ya unos cuatro años desde que me compré mi primera cámara. Hasta ese momento tenía una compacta que llevaba siempre encima para sacarnos fotos con los amigos y tal, pero no me preocupé en ningún momento por la fotografía en sí.

      Un saludo.

      Reply

Deja un comentario